Harina de mandioca

La harina de mandioca se obtiene de la raíz de la planta de la mandioca. Se cree, que fueron los antiguos Mayas del Yucatán quienes la cultivaron primero. Estas raíces tuberosas son enormes y abundantes, ya que pueden alcanzar de uno a dos metros de longitud y 23 centímetros de diámetro.

Las raíces de la mandioca suelen ser algo toxicas, por lo que es recomendable lavarlas muy bien, pelarlas, cortarlas en pequeños trozos y rallarlas, extrayendo el líquido sobrante que se descarta. Se dejan reposar para que fermenten y se secan al sol para que elimine totalmente sus impurezas. Actualmente, el mayor cultivo de la mandioca se produce en África, México y Brasil.

La Mandioca es un alimento resistente a la escasez de agua y a las enfermedades, de fácil y abundante productividad, que tiene la singularidad de mantenerse en el suelo, pudiendo ser retirado hasta dos años después de su producción. Esto favorece a los países menos desarrollados porque  pueden beneficiarse y abastecer la necesidad de alimento, durante mucho tiempo.

Con respecto a su composición nutricional, la harina de mandioca contiene gran cantidad de carbohidratos en forma de almidón. Es adecuada en dietas para adelgazar, siempre y cuando, se combine con otros alimentos con un alto porcentaje de proteínas, ya que su contenido en grasas es muy bajo.

Otra característica nutricional, es que contiene considerable sodio, pero es neutralizado gracias a su elevado contenido en potasio, además de otras cantidades más razonables de fósforo, calcio y magnesio.

Su uso medicinal, favorece mucho la digestión e incluso puede ayudar cuando el problema es una mala absorción de los alimentos y se producen flatulencias, acidez e incluso ulceras.

Con la harina de mandioca, queso, aceite y huevos se prepara chipá, en forma de bolitas, muy típico de Sudamérica. El resultado de la harina de mandioca pulverizada es la tapioca, con ella se puede espesar sopas, tartas u otros tipos de bizcochos. También se puede preparar farofa, una especie de pan que se suele consumir en el Caribe para acompañar otros platos, como arroz, legumbres o aves.

Deja una Respuesta

Tu dirección de email no será publicada