La Harina de soja

La harina de soja es considerada como un derivado de la legumbre de la soja. Los países orientales como Japón, China y Corea reconocen los beneficios de la soja, ya que es originaria de allí y consumen todos sus derivados como la leche de soja, el miso, el tofu y la harina de soja.  La harina se consigue, a partir de los granos de la soja, molidos finamente y tostados.

Contiene mucha proteína de alta calidad, calcio, fósforo, zinc, hierro y vitaminas B y K, es idónea para el equilibrio nutricional en el organismo. Es fundamental para el desarrollo idóneo de los músculos, los huesos y los dientes.

Las personas celiacas pueden consumir sin ningún riesgo la harina de soja, ya que no contiene gluten y es de fácil asimilación por el organismo. Es conveniente, mezclarla con levadura para facilitar que leve adecuadamente.

La harina de soja se aconseja para los problemas procedentes de la menopausia, ya que disminuye la irritabilidad, los sofocos y las distintas alteraciones que provoca. También es aconsejable utilizar la harina de soja en dietas de adelgazamiento por su bajo contenido en calorías y en las dietas de personas que sufren de alergias derivadas de otros alimentos.

La harina de soja ayuda a bajar el colesterol, gracias a que no contiene grasas saturadas, reduciendo el riesgo de contraer enfermedades cardiacas y de las enfermedades coronarias. Es recomendada en las personas con tendencia a la diabetes, porque controla la glucemia de forma natural. Contiene un alto porcentaje de fibra, favoreciendo el tránsito intestinal y las digestiones.

Al tofu, derivado de la soja, se le considera el queso vegano por su alto porcentaje en calcio y proteínas, porque es más digestivo y de fácil asimilación por el organismo, siempre y cuando, esté ligeramente cocinado. En la dieta de las personas vegetarianas, la soja suplementa a la proteína animal, aportando muchos de los nutrientes que el organismo necesita para no tener ningún déficit alimentario.

La harina de soja también se puede encontrar como harina de soja integral ecológica, más digestiva y proteínica que la harina de soja convencional. Es ideal para preparar pan, galletas, pasteles, rebozados, pizzas, entre otros. Al igual que la harina de soja convencional, conviene mezclarla con otras harinas ecológicas para aumentar su valor nutricional.

 

Deja una Respuesta

Tu dirección de email no será publicada