Harina de almorta

La harina de almorta es denominada en España, como “la harina de la guerra”, ya que durante la guerra y en la postguerra, en especial, en zonas como Andalucía, Castilla la Mancha y Extremadura, fue el alimento esencial de muchas personas que podrían haber muerto de hambre debido a la escasez de comida. Esta harina se cultiva en India, Etiopia, Suramérica y España.

La harina de almorta contiene muchos antioxidantes que son beneficiosos para el organismo, que previenen el cáncer, las enfermedades del aparato circulatorio y retrasan el envejecimiento de los órganos y tejidos del cuerpo. Además, es baja en grasas y muy rica en fibras, las cuales benefician la digestión.

Algunos estudios informan que, consumir la harina de almorta esporádicamente, no perjudica la salud, pero su consumo permanente está considerado como “peligroso”, porque en 1941 se demostró que puede provocar la inmovilización de las articulaciones, parálisis y la deformación de la columna, una enfermedad llamada “latirismo”.

El sabor de la harina de almorta suele ser más exquisito que el de la harina de trigo y proporciona una corteza cremosa muy agradable en el paladar. La harina de almorta se obtiene de la almorta, una legumbre con la que se pueden preparar pan, gachas, purés o guisos.

Deja una Respuesta

Tu dirección de email no será publicada