La harina de centeno

El centeno es un cereal que se adapta a cualquier tipo de suelo, soportando incluso temperaturas extremas, resulta ser el cereal más resistente de todos y la harina de centeno está elaborada de centeno.

Pertenece a la misma familia que la cebada y el mijo, siendo una planta anual, por lo que alcanza una mayor importancia después del trigo. Aunque fue introducido por los romanos en Europa, se cree que su verdadero origen fue en la antigua Turquía.

Consigue al igual que el trigo, una consistencia esponjosa, gracias al tipo de gluten que contiene, pues logra capturar el gas formado durante la fermentación del pan. También contiene minerales como el zinc y otros en menor porcentaje, vitaminas del grupo B y su gran cantidad de fibra saludable. La harina de centeno contiene gluten en menor cantidad que la harina de trigo, por lo que resulta especialmente indigesto para las personas celíacas.

Del cereal de centeno se obtiene la harina de centeno, cada vez más apreciada en toda Europa. Es ideal para elaborar panes, ya que contiene un elevado porcentaje de carbohidratos, grasas poliinsaturadas y lecitina, que resultan muy aconsejadas para la salud. La harina de centeno aporta propiedades especiales al pan de centeno. Su calidad, depende de la proporción que contenga de almidón y las pentosanas. Al retener mejor la humedad, se mantiene más jugoso y dura mucho más que los otros panes convencionales.

Puede llevar semillas de avena, pasas u otros frutos secos que le aportaran otra variación en el sabor. Tanto la harina de centeno como la harina de trigo, suelen utilizarse juntas para la elaboración del pan, dependiendo del porcentaje que lleve de cada una de ellas, variara su textura, color y sabor. Dependiendo del tiempo de fermentación, su masa tiene la característica de poder elevarse más que la del pan de trigo, aportándole una textura consistente, compacta y esponjosa a la vez. Su sabor es un tanto amargo y su color es oscuro.

Su variedad integral es ideal. Además, la harina de centeno contiene mayor aporte de minerales y fibra que la harina de trigo. Volviendo a la panadería, la harina de centeno es ideal para preparar no solo panes, también se pueden preparar bizcochos y galletas. Al final, la harina de centeno contiene menos carbohidratos que la harina de trigo, y al ser estos de más lenta absorción, resulta más adecuada para las personas diabéticas.

Deja una Respuesta

Tu dirección de email no será publicada