Harina de espelta

El origen de la harina de espelta radica en Irán y se utiliza desde hace siglos. Actualmente, Alemania y Suiza son sus principales productores, aunque también crece en zonas montañosas de España y Austria.

En la Edad Media, se utilizaba para elaborar el pan de las clases más altas de Europa. Tuvo algunos años, en los cuales no era tan popular, debido a su bajo rendimiento, pero actualmente, se consume asiduamente.

El cereal de espelta, es ideal para el cultivo ecológico, ya que, no necesita pesticidas como otros cereales debido a su fuerte resistencia a las plagas y fuertes cambios climáticos. Este cereal, necesita que se descascarille para ser molido antes de convertirlo en harina de espelta.

Contiene ocho aminoácidos esenciales, dentro de ellos la lisina, que suele escasear en otros cereales, además de aportar muchas vitaminas, en especial del grupo B, minerales y betacaroteno.

La harina de espelta es más saludable que la harina de trigo convencional, es más digestiva y contiene menos gluten que la harina de trigo (aunque también lo incluye) no siendo apropiada para la alimentación de las personas celíacas.

Sus cuantiosos carbohidratos le aportan un valor nutritivo importante, en especial por su valor biológico. Cuando se introduce dentro de la alimentación en forma de pan, se aconseja utilizarlo de forma complementaria junto a otros panes, tales como el de trigo sarraceno, centeno o avena.

Existe la harina de espelta integral, que resulta más digestiva que la harina de espelta blanca. Ambas, necesitan ser conservadas en un sitio fresco y oscuro, guardada en un recipiente hermético de cristal.

Debido a su valor nutritivo ecológico, necesita mayor protección a la hora de conservar sus propiedades de forma adecuada. También se pueden preparar galletas y bizcochos de espelta, de una textura consistente y muy sabrosa.

Es ideal utilizar la harina de espelta junto con masa madre y harina de fuerza para elaborar panes. Si no se quiere obtener una textura que se desmigue fácilmente a la hora de preparar pan con esta harina se debe amasar de una forma suave, ya que contiene un gluten más delicado que otros tipos de harina. Además, no suele subir tanto como otras harinas que contienen más algo porcentaje en gluten.

Deja una Respuesta

Tu dirección de email no será publicada