Harina de arroz

El arroz, es el alimento, después del maíz, con mayor producción en el mundo. Es un cereal rico en vitaminas del complejo B, en carbohidratos y sus proteínas contienen aminoácidos que ayudan al organismo a incrementar su fuente de energía. No contiene gluten, por lo que facilita la digestión, ayuda a controlar el colesterol y la hipertensión; al ser bajo en sodio, ayuda a controlar la presión arterial.

La harina de arroz se deriva de este cereal y se obtiene una vez molido el arroz blanco o integral. Tiene un escaso contenido de proteínas. Incluye un 90% de almidón, por lo que resulta beneficioso para los diabéticos también.

No es muy adecuado, por si solo para hacer pan; aun así, puede mezclarse perfectamente con otro tipo de harinas (harina de trigo, de mijo, etc.) para prepararlo. Su miga es esponjosa, elástica y de corteza crujiente. Resulta indispensable para las personas celiacas, ya que, al carecer de gluten, es sumamente digestivo. La harina de arroz es utilizada de forma variada para la elaboración de repostería, pasta y pan, aprovechando su peculiar finura, para realizar masas con las que envolver todo tipo de verduras, carnes y pescados. Cabe destacar que el arroz integral contiene una gran cantidad de neurotransmisores que previenen la aparición de la enfermedad del Alzheimer. La fibra del arroz actúa como un escudo que protege al organismo de las células cancerígenas.

La cocina oriental utiliza la harina de arroz para rebozar todo tipo de alimentos, en especial, para elaborar rebozados con tempura, a los que les aporta finura y exquisitez gracias a que apenas absorbe aceite, resultando sumamente crujientes. La harina de arroz es muy adecuada para preparar galletas, tortillas y tamales. También se utiliza para espesar masas, salsas y caldos. Se caracteriza por un sabor ligeramente dulce y suave en el paladar.

En el mercado también se vende la harina de arroz integral biológica, que tiene un bajo contenido en grasas saturadas, no contiene pesticidas y resulta más saludable. Es más proteínica que la harina de arroz blanco, incluye todos los beneficios de la fibra del arroz integral y sus elementos nutritivos. Al contener más fibra, ayuda en el crecimiento de bacterias beneficiosas que mejoran la digestión, regularizando el movimiento peristáltico del intestino.

 

Deja una Respuesta

Tu dirección de email no será publicada