La tradición – Roscón de Reyes

Una de las principales tradiciones que se celebran en navidades y que sucede el día 6 de enero (hay quienes lo hace también el día de la víspera e incluso antes) es la de comer el delicioso y tradicional Roscón de Reyes, un dulce con el que se pone fin a las celebraciones navideñas. A pesar que en algunos países lo relacionan, poco o nada tiene que ver con el nacimiento de Jesús ni con la visita de Sus Majestades de Oriente al Portal de Belén, cuyas ofrendas fueron oro, incienso y mirra.

 

El hoy conocido Roscón de Reyes, viene desde la historia, en el Imperio Romano, en el s. II a.C., y se degustaba durante el mes de diciembre en las celebraciones de origen pagano, que se desarrollaban en honor al dios Saturno (las Saturnales). Este alimento era el premio que se llevaban a la boca los trabajadores, tras su jornada en el campo y servía también para despedir la época más oscura del año y dar la bienvenida al solsticio de invierno, época a partir de la cual las horas de luz solar comienzan a durar más.

 

El primer modelo del Roscón de Reyes se elaboraba a partir de una tosta de base de miel con frutos secos, dátiles e higos y gozó de gran aceptación y popularidad entre los esclavos de la época. Cinco siglos más tarde sería el momento en que se colocaría en su interior la popular haba, símbolo de de prosperidad y sinónimo de buenos augurios para aquél que la encontrase en su porción del dulce.

 

A pesar del trasiego de culturas y los numerosos cambios que se produjeron en la sociedad europea, esta tradición se mantuvo en algunos lugares, hasta que en el s. XVIII y por contentar a Luis XV, Rey de Francia, se introdujo en su interior una moneda de oro, perdiendo el haba todo su atractivo. En España, fue durante el reinado de Felipe V cuando se adoptó la recién estrenada costumbre francesa, sustituyéndose la moneda por una figura de cerámica que aún hoy se sigue buscando con curiosidad dentro del popular Roscón.

 

Pub11(blog)

Deja una Respuesta

Tu dirección de email no será publicada